Skip to main content

La La Land (Dir. Damien Gazelle, 2016)


Lo siguiente no es en sentido propio un análisis cinematográfico de La La Land, musical que algunos han descrito como independiente pero que por sus escenografías y vestuario supongo que ha tenido más bien un alto presupuesto (y de hecho recomiendo no leer lo que sigue a quienes no la han visto). Lo que quiero hacer aquí es considerar dos tesis implícitas en la historia de la película. La primera se podría ver como inspiradora. La segunda como profundamente pesimista.


1. El amor como impulso: al inicio de la película nos encontramos con dos personajes, Mia y Sebastian (interpretados por Emma Stone y Ryan Gosling, los dos con nominaciones a los Oscars por estos papeles), que están a punto de perder la fe en sí mismos, pues su talento no es reconocido. Al conocerse, cada uno se vuelve el motor de los sueños del otro. De ahí en adelante la necesidad de reconocimiento por parte de un público será secundaria, el reconocimiento determinante será el que hace el uno del otro.


2. Cumplir los sueños no es equivalente a ser felices: tener una vida planeada, o poner nuestra felicidad en alcanzar un objetivo determinado, implica algunas veces dejar atrás nuestra familia, amigos, etc. (quienes quizá han sido los que nos han animado a seguir esos sueños). Y tal vez con eso que dejamos atrás pongamos en juego -sin darnos cuenta- nuestra felicidad.

La La Land es dirigida por Damien Gazelle, director también de Whiplash (de hecho J. K. Simmons, actor que ganó un Oscar por su interpretación del desalmado maestro Fletcher, tiene una corta aparición en el musical).


Comments

Popular posts from this blog

Anécdotas colombianas

Anoche me monté en el bus equivocado. En uno que iba exactamente en la dirección contraria a la que me dirijo siempre. En cualquier lugar del mundo, esto no dejaría de ser una idiotez más para contar a los amigos. Aquí no. Aquí adquiere visos colombianos.
Al darme cuenta de mi error –al ver el edificio de catastro, por donde casi nunca paso–, quise bajarme. Logré esto después de un par de minutos, pues el bus iba atestado de personas. El bus paró en un lugar en la carrera 30 frente al que hay un Home Center. Desolado.
Cinco segundos después de bajarme, oigo voces a mi espalda y, al mirar, veo a alguien que me grita. No le entiendo. Sólo veo que mueve un cuchillo cerca de mi espalda. Eran dos. Me pedían el celular. Yo intentaba sacarlo pero no podía. De repente, el del cuchillo empezó a pedirme la maleta. Mi reacción (no pensada) fue la de negarme a dársela. Y vino la puñalada en el brazo derecho. Dos taxistas habían parado a ver qué pasaba, e incluso uno se bajó a ayudarme. Por eso, los…

Westworld (Jonathan Nolan et al. 2016- )

"Last question, Dolores. What if I told you that there were no chance encounters. That you, and everyone you know, were built to gratify the desires of the people who visit your world?" Ashley, Westworld

"You know why this beats the real world, Lawrence? The world is chaos. It's an accident. But in here, every detail adds up to something. Even you, Lawrence." The Man in Black, Westworld
¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Existe una finalidad para todo lo que ocurre? Este tipo de preguntas ha preocupado a la mente humana desde antiguo. Sin embargo, en esa preocupación hay un supuesto más o menos difícil de ver: el sentido o la finalidad de la vida humana es dado desde fuera, por algo que la sobrepasa, sólo se debe buscarlo. ¿Qué pasaría si al cabo descubrimos que no existe ese sentido externo, que no hay más sentido que el que nosotros mismos ponemos en las cosas?

En Westworld, serie de ciencia ficción basada en la película de Michael Crichton (1973) y adaptada p…

Moonlight (Dir. Barry Jenkins, 2016)

"At some point, you gotta decide for yourself who you're going to be. Can't let nobody make that decision for you." Juan, Moonlight
Moonlight está compuesta por tres episodios en la vida de Chiron, quien desde niño se ve enfrentado a la drogadicción de su madre, al matoneo de sus compañeros, y a su naciente amor hacia Kevin. Vemos su confusión ante el maltrato por parte de Paula (la madre interpretada por Naomi Harris, nominada al Oscar por este papel), ante los golpes en su escuela y, sobre todo, ante su homosexualidad. Y en cada escena lo vemos luchar cuando se ve obligado a hablar sobre estas cosas, que en definitiva no sabe cómo explicar.

Con esta película (la mejor de este año según la Academia estadounidense) B. Jenkins muestra cómo el silencio es un modo crudo de hacer frente a circunstancias abrumadoras: no se las explica o adorna con palabras, simplemente se las observa y se constata que al final habrá que enfrentarlas, incluso si no las entendemos, y es en ese…