Skip to main content

Posts

Showing posts from July, 2015

Tangerine (Dir. Sean Baker, 2015)

Viendo toda la parafernalia que se arma alrededor de las películas de Hollywood, es bueno recordar que el cine consiste sobre todo en contar historias, no en grandes montajes. Y a esto nos ayuda Tangerine, una película filmada en Los Angeles, pero no con costosas cámaras ni en grandes estudios, sino con un par de teléfonos celulares.
Su director, S. Baker, cuenta la historia de Sin-Dee, quien, después de estar un mes en la cárcel, se entera de que su 'novio' (vendedor de drogas y proxeneta) la engaña con una mujer. Sin-Dee lo buscará, y en esa búsqueda la acompañará Alexandra, su más cercana amiga.
Sin-Dee y Alexandra son travestis que se prostituyen. Sobre esto, alguien preguntó al director en la premier de la película en el Indiebo, si no era reforzar más los clichés acerca de los travestis en el cine. Baker respondió que él sólo quiso mostrar lo que ocurre en esa especie de 'zona de tolerancia' tan cercana a su casa en Los Angeles, donde se dan dramas e injusticias…

The Look of Silence (Dir. Joshua Oppenheimer, 2014)

La política crea infiernos, como se ha podido comprobar una y otra vez en el último siglo. Joshua Oppenheimer nos permite mirar en uno de ellos con este estremecedor documental sobre los asesinatos perpetrados por la dictadura militar en Indonesia en la segunda mitad de la década de los 60s.
Esa mirada la tenemos a través de la búsqueda de un hombre, un oftalmólogo indonesio, que quiere confrontar a los asesinos de Ramli, su hermano, a quien nunca pudo conocer. Los asesinos (paramilitares al instituirse la dictadura) están ahora en cargos de poder, por lo que el documental parece haber sido hecho por Oppenheimer a lo largo de varios años: primero, ganando su confianza y filmando sus desprevenidas confesiones, y luego, haciéndolos acceder a una entrevista con el familiar de una de sus víctimas.
En una de esas entrevistas, dice el oftalmólogo a uno de los asesinos: "¡Pero fueron más de un millón de asesinatos!" Y el otro responde: "Así es la política ".

The Wannabe (Dir. Nick Sandow, 2015)

Thomas es un hombre joven obsesionado con pertenecer a la mafia que gobierna su barrio, que piensa (o alucina) que el paso decisivo para lograrlo será sacar de la cárcel al capo John Gotti. En medio de su imaginaria cruzada, conocerá a Rose, una mujer sola y desencantada, quien no dudará en seguirlo en sus delirios por ser un gángster.

N. Sandow entrega en su segunda película una mezcla un poco desigual de drama psicológico y película de gangsters: se hace intensa al centrarse en los personajes perdidos en su locura, pero pierde fuerza en las secuencias dedicadas al juicio de Gotti. La cinta es producida por Martín Scorsese, y protagonizada por Vincent Piazza y Patricia Arquette (ganadora del Oscar este año por Boyhood, y que aquí vuelve a robarse el show).

La Tierra y La Sombra (Dir. César Acevedo, 2015)

La belleza es un misterio. Aparece en lo que consideramos miserable o en lo más adverso. Y es precisamente esa aparición de la belleza lo que sobrecoge al ver 'La Tierra y La Sombra' de César Acevedo. El director cuenta la historia de un hombre (Alfonso) que regresa a cuidar de su hijo moribundo, pues ya las dos mujeres de la casa, Alicia y Esperanza, no dan abasto con todo el trabajo que deben asumir. Y los vemos sufrir por la enfermedad y por la pobreza, pero también los vemos circundados por la belleza que nace en lo más simple, y los vemos perdonar...
Acevedo claramente se inspira en el director de cine ruso Andrei Tarkovsky para hacer su película (piénsese sobre todo en la secuencia del sueño de Alfonso), aunque quizá se aleje de él en un aspecto: la denuncia social que indirectamente se hace en la película al mostrar la terrible situación de los corteros de caña en el Valle colombiano.

Tokyo Fiancée (Dir. Stefan Liberski, 2014)

El Indiebo abre 'extraoficialmente' con una comedia romántica francesa (aunque transcurre en Japón). Amelie regresa a sus 20 años a Tokyo, pues ha nacido en Japón y cree que esa es en realidad la cultura que le corresponde. Allí sobrevivirá inicialmente dando clases de japonés. Su primer (y, como se verá, único) estudiante será Rinri, un joven perteneciente a una tradicional y extraña familia japonesa, y quien ama el francés. La película es divertida, aunque repite en Amelie los rasgos de muchas 'heroínas' francesas ya vistas (piénsese en la Amelie de la cinta del mismo nombre). Y quizá no lográ nunca integrar correctamente los visos dramáticos con la comedia y la fantasía de la narración.