Skip to main content

Anécdotas colombianas

elevación

Anoche me monté en el bus equivocado. En uno que iba exactamente en la dirección contraria a la que me dirijo siempre. En cualquier lugar del mundo, esto no dejaría de ser una idiotez más para contar a los amigos. Aquí no. Aquí adquiere visos colombianos.

Al darme cuenta de mi error –al ver el edificio de catastro, por donde casi nunca paso–, quise bajarme. Logré esto después de un par de minutos, pues el bus iba atestado de personas. El bus paró en un lugar en la carrera 30 frente al que hay un Home Center. Desolado.

Cinco segundos después de bajarme, oigo voces a mi espalda y, al mirar, veo a alguien que me grita. No le entiendo. Sólo veo que mueve un cuchillo cerca de mi espalda. Eran dos. Me pedían el celular. Yo intentaba sacarlo pero no podía. De repente, el del cuchillo empezó a pedirme la maleta. Mi reacción (no pensada) fue la de negarme a dársela. Y vino la puñalada en el brazo derecho. Dos taxistas habían parado a ver qué pasaba, e incluso uno se bajó a ayudarme. Por eso, los ladrones salieron corriendo. Hasta aquí la anécdota ya se ha hecho colombiana, pero aún no lo es completamente.

Fui llevado por uno de los taxistas a la Clínica Colombia, a urgencias. En el camino me decía el chofer: „¿Usted qué hacía solo por ahí?... Lástima no tener una pistola para coger a tiros a esa gente“.

La clínica, por lo demás, parecía hacer honor a su nombre. En mi cabeza lo lógico es (o era, ya no sé), ser atendido inmediatamente. No fue el caso (ni es el caso para nadie que vaya a urgencias). Una sóla persona atendía un cuarto pequeño para los que requerían atención inmediata (aunque lo de 'inmediato' sólo se cumple si alguien llega moribundo). Después de esperar diez minutos, pedí ser visto por otra enfermera, pues la encargada atendía a gente que, evidentemente, lo necesitaba más que yo.

Le pedí eso a los guardias. A las enfermeras. A los médicos. Todos sin excepción me dijeron que tenía que seguir el procedimiento regular y que esa era la ley. Después de hora y media nadie había visto mi herida. Un médico, cansado de mis reclamos, llegó a dirigirse en voz baja a una de las enfermeras y decirle: „Todo por esa herida tan pequeña...“.

Después de dos horas fue desinfectada la herida y una hora después fui visto por un médico. Otros con los que pude hablar en ese tiempo llevaban más de cuatro horas esperando (por una fractura uno de ellos) y no habían pasado aún a consulta.

Colombia me ha enseñado a temer. Y escribo tan sólo para sacar algo de ese temor, por mi familia, por mis amigos, porque estamos más o menos condenados a vivir en semejantes circunstancias.

Sé que aquí pasan cosas mucho peores. Y las he visto. Y las ha sufrido gente muy cercana. Pero saber eso no me quita el hastío por la vida diaria en un lugar como este, que, más que colombianos, tiene ciertos visos de miseria.

Comments

  1. Ay, qué mal, espero que estés bien y que no te quede sólo el trauma. Por lo menos hay taxistas que defienden al desvalido...? animo!

    ReplyDelete
  2. Ojalá se recupere pronto, aunque es claro que uno no se recupera de ese hastío de vivir en un lugar así.

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  4. Uf, que susto!! espero que recuperes pronto de tu herida (la del brazo y la del alma )
    un abrazo

    ReplyDelete
  5. Menos mal, pudo haber sido mucho peor. Me alegro de que el incidente no haya sido más grave, deseo que te recuperes pronto.

    Un saludo

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Gracias José Luis! Un saludo.

      Delete
  6. hablando en serio, muy triste todo

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¿Muy triste todo el blog? -¡Gracias Juan Diego!

      Delete

Post a Comment

Popular posts from this blog

La La Land (Dir. Damien Gazelle, 2016)

Lo siguiente no es en sentido propio un análisis cinematográfico de La La Land, musical que algunos han descrito como independiente pero que por sus escenografías y vestuario supongo que ha tenido más bien un alto presupuesto (y de hecho recomiendo no leer lo que sigue a quienes no la han visto). Lo que quiero hacer aquí es considerar dos tesis implícitas en la historia de la película. La primera se podría ver como inspiradora. La segunda como profundamente pesimista.

1. El amor como impulso: al inicio de la película nos encontramos con dos personajes, Mia y Sebastian (interpretados por Emma Stone y Ryan Gosling, los dos con nominaciones a los Oscars por estos papeles), que están a punto de perder la fe en sí mismos, pues su talento no es reconocido. Al conocerse, cada uno se vuelve el motor de los sueños del otro. De ahí en adelante la necesidad de reconocimiento por parte de un público será secundaria, el reconocimiento determinante será el que hace el uno del otro.

2. Cumplir los sue…

Sense8 (Dir. Lana & Lilly Wachowski, 2015-)

"The real violence, the violence I realized was unforgivable, is the violence that we do to ourselves, when we're too afraid to be who we really are." Nomi

Hace siglos un movimiento de pensadores se propagó por Occidente: la Ilustración. El centro de su propuesta estaba en la confianza en la razón y en lo que ésta podía garantizar para la humanidad en general: derechos universales, repartición equitativa de la riqueza, una paz duradera. El tiempo ha pasado y esos ideales se han visto rebatidos de múltiples maneras, pues a través del uso de la razón se puede generar lo peor: guerras mundiales o sistemas económicos criminales.
Sin embargo, el anhelo de estar unidos como humanidad con el propósito de conseguir un mundo justo parece seguir estando presente, o por lo menos así lo parece si se tienen en cuenta ciertos relatos de ficción. Por ejemplo, la historia narrada en Sense8.
Sense8 nos habla de esa unión como seres humanos, no sólo por lo que ocurre con sus ocho personajes…